Erotismo, feminismo, Literatura, sociedad

Sexual Personae, el icónico ensayo de Camille Paglia cumple 30 años.

Paglia es sobre todo una feminista incómoda, una feminista que es, a la vez, azote para ese “feminismo que  infantiliza a las mujeres”. Fué malinterpretada por una diputada política de derechas justo antes del 8M argumentando que ella comulgaba con las ideas de Paglia y su “feminismo amazónico” .En esos momentos Paglia estaba más o menos de actualidad por sus siempre polémicas entrevistas en diversos medios de comunicación on-line o de papel en donde arremetía contra el “feminismo victimista” con titulares como “El patriarcado no existe” o “Gracias a los hombres las mujeres tenemos  lavadoras” a razón de la publicación de este ensayo . A mi lo que me sorprendió no es sólo la facilidad con la que unas frases concisas y un poco sacadas de contexto del periódico del momento condicionan el pensamiento de una política que probablemente no haya leído ninguna obra de Paglia ni tenga pensado leerse un ensayo como éste pero parece que le vino bien en ese momento para desembarazarse de acudir a la manifestación del 8M sino también la ignorancia dantesca  de aquellas feministas de ideología  contraria a la suya que se atrevían a burlarse de las afirmaciones de Paglia como si de unas simples frases hechas pronunciadas por el twitero de turno se tratara. Y todo esto, simplemente porque su contraria ideológica afirmaba que a ella le gustaba. Lo que deja a las claras que las llamadas feministas en nuestra política (sean de izquierda o de derecha) no tenían ni puta idea de quien es Paglia. Lo cual en si no está del todo mal si la ignorancia se reconoce sin acritud y sin soberbia ( Lo que equivale a decir: “No he leido a Simone de Beauvoir y su ensayo “El segundo sexo” pero me gustaría hacerlo)pero pretendir erigirse en adalid de algo que no conoces bien o  hacer desprecio de una de las pensadoras más influyentes de la actualidad, cuyas aportaciones al debate feminista (nos gusten o no) son de las más importantes en las últimas décadas es de una mediocridad insultante y de una incultura alarmante. Tanto más cuanto son  esta políticas a las que, en realidad, no les encanta debatir  sobre lo que puede considerarse feminismo  o no sino que lo realmente hacen es discutir como dos niños pequeños sobre quién es más feminista que quién para ganarse el favor de no se bién que clase de opinión pública ( yo si manifiesto mi ignorancia en este tema y no pasa nada)  que cree que ser feminista consiste tomar partido por una o por otra. 

paglia

 

Acabe Sexual Personae ayer. No se si son dos o tres meses lo que he estado con este libro, compaginándolo con novelas, libros de relatos o incluso relectura de otras novelas . Las frases cortantes, afiladas como perlas llenas de sabiduría y de incorrección que componen cada uno de los párrafos de cada una de las páginas de este monumental ensayo no te invitan a correr en la lectura de él porque Camille Paglia estimula a la reflexión continuamente. No da puntada sin hilo y te puedo asegurar que leerla intensamente puede hacerte sentir agotada. No se puede ni se debe leer del tirón porque para entenderla hay que pararse a pensar cada frase. Un libro para tener en casa sin ninguna duda. En un lugar privilegiado de alguna estantería para tenerlo a mano. Para recurrir a él.

Dicen que el mundo no acaba de acostumbrarse a Camille Paglia. Y quizá sea verdad o quizá no, aunque es probable que eso a ella le importe un bledo. Atea pero defensora de la enseñanza de la religión, de izquierdas pero utilizada de forma pueril por ciertos miembros de la derecha que  malinterpretan su mensaje para su propio beneficio , lesbiana pero crítica con el movimiento LGT ,profesora de humanidades y de estudios sobre medios de comunicación en la Universidad de las Artes en Filadelfia, feminista pero azote de gran parte del feminismo y  elegida “una de las 100 intelectuales más influyentes del mundo” por la revista Prospect del Reino Unido en 2005 Camille hace alarde en sus declaraciones de una aparente, deliciosa y necesaria incorreccion política en un libro que no pierde fuelle a pesar de cumplir 30 años. Camille se muestra aquí perspicaz, sagaz, irónica ,culta, inteligente y políticamente incorrecta. Que más se puede pedir.

Sexual Personae fúe publicado  en 1990  despúes de que fuera rechazado por siete editoriales y cinco agencias literarias. Su salida al mercado editorial español se hizo de la mano de la editorial Valdemar en el año 2006 y ahora la editorial Deusto ha vuelto a lanzarlo en 2020. La novela se convirtió en un libro de culto muy rápidamente y convirtió a Camille en una intelectual incómoda ya que muchos coetaneos culturales y feministas norteamericanas defensoras de “la construcción social” no se sintieron representados en esa guerra de guerrillas que Camille parece lanzar aquí, desterrando de la psicología de ensueño de la humanidad todos los lugares comunes de la sexualidad insertados a lo largo de la historia en la cultura y en el arte.

portada_sexual-personae_camille-paglia_201910081643

Pintoresca y caprichosa en la elección de sus obras artísticas o literarias o en los comentarios acerca de los personajes que las pueblan, su recorrido por la historia de la sexualidad comienza con toda una declaración de intenciones desde la primera frase “En un principio estaba la naturaleza” .”El carácter demónico de la naturaleza ctónica” es el principio de todas las cosas. Y está insertado en el cuerpo femenino. La madre naturaleza es la fuerza primigenia contra la que la sociedad civilizada y occidental lucha continuamente. El paganismo no ha sido completamente desterrado por el cristianismo ni lo será. La “Femme Fatale” siempre ha existido y existirá, a pesar de los intentos del feminismo por limitarse a despacharla como un “personaje de tebeo” y la androgínia, vista por algunas feministas como un “proyecto pacifista de utopia sexual” es un error. Y si. La pornografía también es arte.( En su defensa de la pornografía me ha recordado el ensayo de Virginie Despentes pero claro, Camille lo dijo antes). Y la cultura popular hace suyo lo que la alta cultura desecha.

Paglia pretende rescatar aquellos párrafos suprimidos de la historia occidental del arte y de la cultura .Y para ello hace una minucioso análisis que abarca desde la Prehistoria con ejemplos como  La Venus de Willendorf  y su deformidad , reflejo fiel de la madre ctónica naturaleza-,  hasta unas sorprendentes interpretaciones de la vida y la poesia de Emily Dickinson. En el camino  el “agresivo ojo occidental” analiza el arte griego, la Iliada, Miguel Angel y sus efebos, Leonardo Da Vinci, Botticelli, Rossetti, el marques de Sade (“Sade es un gran escritor y un gran filósofo cuya ausencia  en los programas universitarios americanos demuestra la hipocresía y la timidez de los estudios humanistas liberales”) , Lord Byron, Oscar Wilde y todo con punzantes comparaciones libertinas con otras estrellas de star-system musical o hollywodiense como Elvis Presley,  The Rolling Stones y Caterine Deneuve o con invectivas afirmaciones que contradicen  a la mayoria de las  críticas interpretaciones que se han hecho de estos símbolos culturales.

Camille Paglia se sitúa en lo que se puede entender como “el canon occidental” pero sin dejar de ejercer una mirada crítica al mismo. Su relectura libertina e incisiva de obras como “Como gusteis” de Shakespeare , “El retrato de Dorian Grey” de Oscar Wilde o “Cumbres borrascosas” sorprende por su extraordinaria imaginación, su capacidad de análisis pormenorizados que dejan al descubierto una auténtica voracidad literaria y cultural y una afilada intuición al ver en féminas reales una virilidad simbólica. Paglia escribe desde el desaire y la descortesía como un  reto para superar las expectativas del lector.

El querer escapar a la civilización (fundamentalmente masculina)  huyendo de las garras de la madre naturaleza (fundamentalmente femenina)da lugar al contraste que se produce entre lo dionisíaco (la dimensión bruta de la sexualidad) y lo apolíneo ( la parte civilizada de la humanidad). Lo apolíneo es la creación cultural del hombre para embellecer la sociedad y aplacar la naturaleza. (Nefertiti). Por ello hay escritores que se aproximan más a lo apolíneo (Wordsworth) u otros mas claramente dionisíacos  en donde el dolor adquiere un significado especial( Sade, Blake o Emily Dickinson).

Sexual Personae es deudor de la magnífica película de Ingmar Bergman “Persona”quizá porque aquí se pretende poner de manifiesto las diferentes máscaras con las que se ha cubierto la sexualidad a lo largo de los siglos en el mundo occidental. Muchas de estas “sexual personae” se han escapado a la tradición canónica occidental revistiéndolas de capas de civilización, pero la naturaleza, como esa “Femme fatale” que siempre existirá ( por más que ciertos sectores del feminismo se empeñen en caricaturizarla),  resurgirá con más fuerza tanto más cuanto creas que puedas tenerla controlada. Todas las caretas del sexo están aquí representadas en el efebo, el homosexual , el andrógino o incluso los mercurios afligidos como Edie Sedgwick. Su afilada perspicacia a la hora de interpretar personajes literarios y su equivalencia con otras estrellas glamurosas de Hollywood,canciones o iconos  pop demuestra una gran intuición y un perspicaz conocimiento tanto de la tradición canónica como de la cultura popular.

Y su exposición es magistral, en la medida en que es probable que un libro como éste no pueda volver a escribirse. De ahí su condición de clásico moderno. O de libro de culto. O de como desbaratar los lugares comunes de nuestra cultura. Un libro para tener en la estanteria. Sin ninguna duda.  Seas de la ideología que seas. Por que en este libro se desarrolla una amplitud de miras que supera a la de cualquier ideología. Y eso siempre será revolucionario.

Valoración: 9,5/ 10.

 

 

 

 

Estándar
Actualidad, series, sociedad

Así nos ven ,la extraordinaria miniserie de Ava DuVarney.

As_nos_ven_Miniserie_de_TV-422215598-largeSi esta serie no estuviera basada en hechos reales podríamos sentirnos insultados por el argumento en sí, por esa especie de facilidad para abocarnos a la lágrima fácil y a la empatía que tienen todos estos dramones norteamericanos en donde, como no, los derechos de aquellos cuyo color de piel no se asemeja al blanco se ven casi siempre mermados por un justicia que es, en sí misma, una contradicción en su propia definición cuando no se aplica a aquellos que sólo son sistemáticamente castigados por ella. Además, pensaríamos, no solo eso, sino que encima tienen la desfachatez de presentarnos a Trump como un poderoso economista en el año 1989 pidiendo la pena de muerte para esos chicos de 14 a 16 años, encarcelados sin motivo. Hombre, Trump es malo, pero no tanto. El que hoy en día es presidente de los EEUU no puede representar a ese burócrata blanco y sin escrúpulos que se preocupa por la violación y apaleamiento de un chica de 28 años blanca, rica y rubia (dando la sensación de que sólo porque la víctima es blanca, rica y rubia) hasta el punto de pagar a ciertos periódicos  para que los supuestos culpables (que no eran tales) fueran asesinados.5-central-park-serie-1

Si no fuera porque esta serie está basada en hechos reales te darías cuenta de que todo esta elevado a la enésima potencia. Desde la denuncia de un sistema judicial amparado en un racismo sistémico, tan enquistado socialmente que no se ve desde fuera ( como esa sociedad que siempre juzga a merced de lo que le muestra la pantalla del televisor) a la exposición de un cuerpo policial sin ninguna ética profesional que somete a unos niños asustados de 14 a 16 años a humillaciones como tenerles retenidos durante  20 y 30 horas sin comer, sin avisar a sus respectivas familias (ya que eran menores de edad y tenían su derecho) o atemorizándoles con injurias,amenazas y maltrato de toda clase para que hicieran una confesión falsa autoinculpándose de un delito que no habían cometido.

imagenes reales de sus caras

Si no fuera una serie basada en hechos reales podrías pensar que como es posible que una fiscal-hoy en día escritora de bestsellers policiales- acusara sin dilación ,sin objeciones, sin pruebas consistentes de ninguna clase, sin coincidencia con el ADN encontrado,a unos chicos inocentes porque su ansia de venganza es equivalente al impacto mediático que este caso tendría en la sociedad norteamericana, reafirmando, como no, el orgullo de la clase blanca norteamericana, a la que los de el otro color se empeñan siempre en ofender, masacrar e intentar hacer desaparecer.

Si esta serie no estuviera basada en hechos reales pensarías que no puede ser posible tanta deshumanización en la cárcel y tanta hipocresía y humillación una vez que , cumplidas sus respectivas condenas, la sociedad no les permite la reinserción, su familia ya no es lo era y son tratados todavía por la mayoría (esa que todavía se empeña en mantener la esperanza en una justicia cuyo propia definición, como ya he dicho, en este caso,se contradice a si misma) como animales violadores y delincuentes. Como también se pensaría que como es posible que el mayor de ellos, de 16 años , con una condena mucho mayor y tratado como un adulto se vea obligado a pasar casi toda su reclusión (unos 13 años) en una celda de aislamiento por la amenaza de muerte a las que las constantes palizas de sus compañeros le tienen sometido.

Si no estuviera basada en hechos reales este argumento sería demasiado serio ,poco creible o ,por decirlo de algún modo, risible en su casi hiriente exageración. Pero es precisamente el hecho de que ocurriera en la realidad  lo que  provoca verdadero estupor e indignación, superando, como suele decirse, a la ficción.

juicio

Así nos ven es una miniserie- denuncia de 4 episodios largos (los 3 primeros de poco más de una hora de duración y el último de casi una hora y media) . La serie recoge los acontecimientos producidos el 19 de abril de 1989 en que una serie de niños casi adolescentes ( entre 14 y 16 años aproximadamente) del barrio de Harlem( famoso por sus raíces afroamericanas) salieron “a liarla”; es decir, a correr por el parque en grupo, a divertirse un poco como cualquier joven de su edad puede hacer.  A un kilometro de allí , aproximadamente, esa misma noche ,una mujer de 28 años que salió a correr fue violada y apaleada hasta quedar inconsciente. Cuando despertó del coma ella no recordaba nada de lo sucedido.

Los 5 de Central Park ( como se les conoció popularmente) , sin conocerse entre ellos antes de este acontecimiento, fueron arrestados y acusados injustamente de la violación e intento de asesinato de la mujer de 28 años. Ellos son Astron McCray ( en la ficción Caleel Harris), Kevin Richardson (Asante Black), Yusef Salaam (Ethan Herisse), Raymond Santana (Marques Rodriguez) y Korey Wise (Jharrel Jerome).

Los acontecimientos que aquí se narran son tan surrealistas que  la típica clasificación “Basada en hechos reales” no funciona como sinónimo de melodrama simplón de tarde en Antena 3 sino como la demostración de que es necesario que algo tan increíble tome forma, se sepa y se ajuste al formato de serie en el que se mezcla una consistente dirección de una Ava DuVernay en estado de gracia , un manejo magistral de una capacidad narrativa para contar la historia sin caer en la sensiblería barata en la medida de sus posibilidades (porque la historia  apabulla sin concesión al presentarla de la forma más humana y coherentemente posible y te deja un nudo en el estómago que te provocará el llanto en algunos momentos) y unas actuaciones que dan  muestra de una gran  capacidades interpretativa por parte de los actores y actrices que aportan gran credibilidad y humanidad a sus personajes ante un sistema judicial enfermo y corrupto.Cada episodio está dedicado a un aspecto social y legal de la historia.

Ada DuVernay se centra también a lo largo de todos los capítulos en las vidas de ellos de una manera individual, con un singular uso de la fotografía nada casual por parte de Bradford Young ( juegos de colores, luces oblicuas, desenfoques borrosos) , ubicándolos en sus pequeños habitáculos sacudidos por el suceso y atendiendo a la conmoción sufrida por unas familias ( en su mayor parte desestructuradas: la madre soltera y luchadora, la que trafica con drogas, la sensible hermana mayor o el padre solitario) que, ya desde el primer momento, fueron tratadas con desprecio, sin dejarles acompañar a sus hijos menores de edad en un interrogatorio humillante y viendo como sus nombres se filtraban en los medios, con la subsiguiente y descorazonadora pérdida de intimidad e integridad. Creo que es una forma muy inteligente de presentarlos como seres humanos ante la desoladora asistencia de los medios de comunicación que quería ver en ellos a una manada violenta que se dedicaba a violar a chicas blancas.

El primer capitulo se centra sobre todo en la presentación de las minúsculas vidas de cada uno de ellos mediante pequeños flashbacks ,en los momentos justo  anteriores a la salida a armar jaleo por el Central Park , en su posterior arresto y extorsión por parte de la policía y en la ceguera y cerrazón de la fiscal Fairstein (una actuación descomunal por parte de Felicity Jones) quién solo ve a culpables sin querer darse cuenta que la justicia se basa en pruebas concluyentes e incriminatorias.

con mama

El segundo capítulo se centra exclusivamente en el drama judicial con unos abogados en la mayor parte de los casos con falta de experiencia en el caso pero con buenas intenciones.

images

El tercer capitulo se centra en sus vidas post-presidio poniendo el foco en los problemas que acumulan para insertarse en una sociedad que no los acepta del todo, pues sigue poniendo en duda su inocencia.

El cuarto se centra en el único que pasó más  tiempo en la cárcel por ser considerado mayor de edad ya que tenia 16 años el día de los hechos. Es Korey Wise,  interpretado magníficamente por Jharrel Jerome, quién ganó el emmy al mejor actor de miniserie por esta extraordinaria interpretación. Hasta que en el año 2003 el verdadero violador confesó su crimen Korey fué pidiendo traslados en diferentes cárceles y en la mayoría le sometían a palizas y vejaciones de todo tipo por lo que se dió cuenta de que para sobrevivir tenia que permanecer en una celda de aislamiento. Este último capítulo, es para mi casi una obra maestra en si mismo, un ejercicio de contención y de disciplina narrativa.  Hay un momento en que ,en medio del calor insoportable de su celda de aislamiento se ve a sí mismo (como en una especie de flashbacks o desborde de la imaginación) unos minutos antes de salir al parque de Central Park, con su chica de entonces comiendo tranquilamente en el bar y saliendo a una especie de parque de atracciones lleno de colorido ,felicidad y luz del sol.Libertad.

16 años

Hay también un documental sobre este caso realizado por Ken Burns que fué parte de la sección oficial de Cannes en 2012 y un  ensayo denominado “Viajes sentimentales” de Joan Didion, que fué publicado en 1991 en la revista New Yorker e incluido en su libro en español “El año del pensamiento mágico” .

Asi nos ven no es sólo una serie necesaria a la manera de lo que pueden serlo las películas sobre la II Guerra Mundial o los campos de concentración . Porque es necesario visualizar el horror para tomar conciencia de los hechos que no pueden volver a repetirse. En este caso el populismo punitivo dió pie a uno de los casos mas flagrantes de manipulación y extorsión de la historia judicial de EEUU. Una injusticia que es imposible que no te agarre  el corazón. Porque además, independientemente de que esté basada en hechos reales ,esta magníficamente rodada a casi todos los niveles.

Puntuación: 9,5/10.

 

 

Estándar
Literatura, sociedad

Dog Soldiers. De Saigón nadie puede huir.

“Dog Soldiers” es una extraordinaria y desmitificadora novela que ha estado prácticamente inalcanzable en España hasta que la editorial ( hoy en dia desaparecida) Tiempo de Silencio la dio a conocer en 2011. Pero desde entonces nadie ha vuelto a prestarle atención hasta que una nueva editorial llamada Malas Tierras se ha iniciado con ella en una edición magnífica con un prólogo de Rodrigo Fresán que tira para atrás  y con una portada que a mi me parece hermosísima. Publicado en 1974, el libro ganó el National Book Award en el año 1975 y es nombrado en la famosa obra del  Canon Occidental de Harold Bloom.

CEB6FFF9-A2EC-4D74-B48A-06C46CE34902

Robert Stone abre el libro  con una cita de Joseph Conrad de El corazón de las Tinieblas. Imposible no comparar estas dos obras maestras a la par que incomparables en el destino de su odisea. Dog Soldiers no es un viaje a Vietnam, es un intento de  huida hacia delante en la búsqueda casi inabarcable de un mundo civilizado que ha dejado que el sueño americano se convierta en una pesadilla. EL corazón de las tinieblas es una odisea hacia las entrañas del infierno para intentar rescatar a Kurt Willard de todo el dolor que alli le fué causado. De cualquier modo, tanto una como otra nos dejan un claro mensaje de fondo sin moralina: Vietnam se pega a ti como una lapa. De eso no se escapa.

John Converse esta trabajando de corresponsal en la tierra de Saigon y se dedica a malvender reportajes periodisticos -inventados en su mayor parte- a los medios saigonenses. Pero unas malas compañias y una amante fascinante ( “ Converse se habia liado con Charmian y los de la droga; se convirtió en uno de esos que andan colocados todo el tiempo. Charmian era incapaz de mostrar el menor afecto, fria, calculadora. Se había quedado al margen de la vida de un modo que él encontró irresistible”) le hacen sumergirse en un trapicheo que consiste en trasladar desde Saigón a USA tres kilos de jaco. El dinero no le hace excesiva falta pero piensa que ,como todo el mundo lo hace, no debe de ser tan difícil. Su mujer ( acomodadora en USA en un cine porno) será el enlace para el destino final de la mercancía: Ray Hicks, un conocido del pasado de John. Evidentemente, y como estamos ante unos hermosos y trágicos perdedores, nada va a salir como se espera. Marge, su mujer, y Ray Hicks se ven obligados a huir a través de carreteras secundarias perseguidos por un policía corrupto de la CIA y por dos mafiosos hippies flipados mientras se convierten en amantes, no se sabe bien si por necesidad o agobiados por las circunstancias.

La novela podría incluirse dentro de un movimiento llamado “realismo alucinatorio” en donde los acontecimientos se van desarrollando a un ritmo vertiginoso en un estado pasivo de confusión de la percepción de los acontecimientos. Los hechos se suceden en diferentes sitios pero el acoso de la supuesta “justicia norteamericana” (oficiales de la CIA corruptos, hippies forrados de billetes con proclamas a Dios, psicodélicos medio locos metidos a compinches de mafiosos) es el mismo tanto a John (torturado en una cocina sin piedad) como a Marge y Nick ( presos de una huida a destiempo) y  el choque de trenes es casi inevitable.

Las frases lapidarias y cortantes que forman los diálogos de este libro no están puestas al azar y son un eje fundamental para conectar la trama de la historia con un horrendo contexto político-social norteamericano . EEUU debía asumir sus descalabros políticos, sus corrupciones, y su humillación al perder una guerra en donde abundaron los abusos tanto de uno como de otro bando. Además, el conflicto televisado generó un sentimiento de mala conciencia ante el pueblo estadounidense que dió pié a un movimiento que se autodenominaba pacifista , que hablaba de amor y paz mientras en sus manos aparecía demasiada droga machacada, pistolas y jeringuillas y la psicodelía derivaba en una sutil violencia presa de servilismos ante la irrupción de la droga a gran escala.

El itinerario recorrido por Stone va ligado a la individualidad del ser humano, a ese silencio introspectivo que procede a un duelo colectivo. La guerra, Saigón, Vietnam es ese monstruo despiadado y horrible que no te deja dormir y la droga ( aquí reflejada tanto en los medicamentos psicotrópicos a los que Marge es adicta como a los chutes de jaco o a unas estupendas setas azules que te provocan el colocón del siglo) es el calmante necesario para que la conciencia pueda descansar tranquila y al menos, mientras se duerme, intentar alcanzar ese sueño profundo, ese sueño americano que parecía estar al alcance de la mano hace no tanto tiempo.

Aun así, la nobleza individual que se ve en ciertos personajes de la novela ( al menos los tres protagonistas mantienen ciertos códigos de amistad aunque sea ambivalente)  es un resquicio donde puede recogerse una mínima esperanza. ( Con la venta de esa heroína John Converse podría volver a la versión civilizada de sí mismo). Aunque no es ella la protagonista de esta novela sino el miedo, ese estado mental más que estupendo para pensar que todavía aspiras a algo más que a una vida de mierda.

Pero esa vaga insatisfacción seguía ahí, y no se trataba de soledad ni de un reparo moral; era, claro está,el miedo. Para Converse, el miedo era importante en grado sumo; en el aspecto moral, constituía la base de su vida. Era el medio a través del cual percibía su alma, la fórmula por la que confirmaba su propia existencia. Tengo miedo, razonó Converse, luego existo.”

Los trazos de literatura fronteriza se extienden ( o recuerdan) a Don Winslow o incluso a esa prosa oscura , al margen,de Cormac MacCarthy. Pero, a mi modo de entender Dog Soldiers es pionera y precursora de un modelo de literatura que después veremos hasta la saciedad , por lo cual es casi indisociable de su contexto histórico- político.

El escenario de Dog Soldiers es un tiempo-espacio concreto, no un campo de batalla propiamente dicho porque el campo de batalla ya ha desaparecido. Pero la guerra, oficialmente acabada o a punto de acabar continua, en el malestar interiorizado de esta serie de seres marginales y apáticos quienes, agotados por el sinsentido de una lucha que acabó de la peor forma posible, no encuentran una canalización segura a ese malestar a no ser que sea corriendo riesgos absurdos, inyectándose jaco a lo bestia o el sexo sucio y sin demasiado sentido.

Dog Soldiers es un libro cuya acción trascurre a mediados de los años 70 en Saigon, USA y México, bajo un fondo oscuro y degradado de miseria personal, enmarcado en unos gloriosos diálogos con algún dardo que otro al sistema corrupto, a la izquierda americana, a las universidades o incluso a la CIA.

Me ha parecido un libro enorme y magnífico. Un clásico de la literatura norteamericana del siglo XX. Lo devore en tres dias, pero me ha dejado poso. Supongo que eso solo ocurre con las grandes obras, que te dejan pensando en ellas tiempo después de haberlas terminado. Escribir sobre ella ha sido casi una necesidad más que una obligación.

Puntuación: 9/10.

 

 

 

 

 

Estándar
Actualidad, ensayo, Literatura, sociedad

La expulsion de lo distinto: acomododados en lo igual.

Byung-Chul Han es un teólogo coreano (1959) experto en diseccionar nuestra sociedad actual. Y lo hace exponiendo en este pequeño, pero enorme ensayo diferentes ámbitos que forman parte intrínseca de una comunidad y del significado que cada uno de esos temas tienen en nuestra sociedad robotizada y capitalista. De lo que significan y a la vez, de lo que deberían significar.

“Los tiempos en los que existía el otro se han ido. El otro como misterio, el otro como seducción, el otro como eros, el otro como deseo, el otro como infierno, el otro como dolor va desapareciendo.”

byung

A través de 12 capítulos Byung-Chul Hang  habla del miedo, de la mirada, de la voz, del pensamiento del otro ,y se pasea, a su vez, por pasajes de diversos filósofos como Kant, Freud o Nietzsche que refuerzan su teoría .También  cita obras literarias como El Castillo de  Kafka  o nombra a  autores como Barthes e incluso llega a establecer símiles entre películas de Lars Von Trier y nuestra sociedad enferma o La ventana indiscreta de Alfred Hitchock  y nuestra nula capacidad de reconocernos en la mirada del otro.

Hoy en día todo el mundo quiere ser distinto de los demás, porque el neoliberalismo nos induce a creer que somos especiales e únicos, pero en ese afán por ser distinto o especial lo que late es la pulsión de lo igual. Cuando todo el mundo quiere ser distinto no hay riesgo ni valentía. Se está repitiendo un patrón motivado por una sociedad neoliberal y capitalista y un espíritu consumista. Tenemos miedo al dolor. Nos da pavor experimentar.

“Precisamente la negatividad es vivificante. Nutre la vida del espíritu. El espíritu solo obtiene su verdad si dentro del desgarramiento absoluto se encuentra a si mismo. La negatividad del desgarramiento y del dolor es lo único que mantiene con vida al espíritu.”

La sociedad occidental actual está padeciendo de la desaparición de ” el otro”. “El otro” se ve como un contrincante negativo y oscuro que hay que esquivar. O, directamente no se ve . En los tiempos actuales las redes sociales no son, en realidad, una forma de hacernos más sociables. Los encuentros digitales, que no suelen favorecer un encuentro real son, en realidad, una forma obscena de reproducirnos a nosotros mismos. Nuestros seguidores  son en realidad una “reproducción de lo igual”, que nos hacen pasar de largo ante lo diferente, ante aquellos que pueden enseñarnos algo interesante, aumentar nuestros conocimientos, ampliar nuestras perspectivas de pensamiento o aportarnos experiencias novedosas.

“La comunicación digital me interconecta y al mismo tiempo me aísla. Destruye la distancia, pero la falta de distancia no genera ninguna cercanía personal.”

 Facebook, Twitter y la cultura del selfie lo que encierran, en el fondo, es una banalización de la comunicación, de la socialización y de la amistad. Los mensajes lanzados al espacio digital no van dirigidos a una persona en concreto, se pierden. Porque el otro no existe. La civilización del “me gusta” solo genera más vacío e insatisfacción, englobado en una especie de espacio positivo que no deja lugar para el respiro, ni para la calma, ni para saber escuchar.

“En Facebook no se mencionan problemas que pudiéramos abordar y comentar en común. Lo que se emite es sobre todo información que no requiere discusión y que solo sirve para que el remitente se promocione. Ahí no se nos ocurre pensar que el otro pueda tener preocupaciones ni dolor”

A nuestro ser le hace falta la negatividad, la contraposición, el saberse enfrentado en la mirada del otro, en el saber escuchar de una forma hospitalaria que atiende a la vez que oye. (Para el capítulo de escuchar el filosofo coreano extrae un párrafo de Momo, la famosa obra de Michael Ende, un párrafo enorme que utiliza para explicar porque se ha perdido la capacidad de escuchar en nuestra sociedad y elaborar una ética de la escucha. Este paralelismo que establece el coreano es sencillamente, de lo más inmenso y bonito que he leído en mucho tiempo).

“La escucha tiene una dimensión política. Es una acción, una participación activa en la existencia de otros, y también en sus sufrimientos. Es lo único que enlaza e intermedia entre hombres para que ellos configuren una comunidad. Hoy oímos muchas cosas, pero perdemos cada vez más la capacidad de escuchar a otros y de atender a su lenguaje y a su sufrimiento.”

Enfrentarse al miedo es enfrentarse al cambio. Es ese enfrentamiento el que no permite nuestra sociedad neoliberal. Si bien en muchos aspectos el “neoliberalismo” es presentado como el triunfo de la razón frente a la barbarie medieval o las sociedades no industrializadas, Byung-Chul Han le da una vuelta de tuerca  a este pensamiento. A nuestro mundo actual caracterizado por el poder de lo global  no lo guía la razón sino una furia insatisfecha de sí misma que solo provoca tensión y que genera la aparición de movimientos sociales convulsos como el nacionalismo, la proliferación de avalancha de inmigrantes e incluso las formas violentas de lucha política como el terrorismo.

“La zona de bienestar, es más, la isla de bienestar, siendo un apóptico o una construcción basada en una óptica excluyente, está rodeada de vallas fronterizas, de campos de refugiados y de escenarios bélicos.”

la expulsion de lo distinto

Byung- Chul Han no tiene smartphone, no hace turismo y durante tres años se dedicó a plantar un jardín. Para él el ser humano habitante de nuestro tiempo actual es un turista (en el sentido negativo del término) que solo roza el umbral, no lo atraviesa. Y hay que atravesar el umbral, sentir el peso de la muerte, de la transformación entendida como el peso de “lo otro” que nos conmueve y nos duele. Lo distinto tiende a desaparecer en esta cultura de la uniformidad en la que nos hemos instalado. Necesitamos el magnetismo de la voz de “el otro” entendido como fascinación omnipresente y necesaria para nuestro desarrollo personal.

“Hoy el mundo es muy pobre en miradas. Rara vez nos sentimos mirados o expuestos a una mirada. El mundo se presenta como placer visual que trata de agradarnos. Del mismo modo, tampoco la pantalla visual tiene el carácter de una mirada. Windows es una ventana sin mirada. Nos protege justamente de la mirada.”

Hasta el arte y la literatura se ven afectados por esa cultura de la conformidad, de lo plano, de lo igual, volviéndose sumiso y complaciente. Lo cual es una contradicción en si misma, porque el arte tiene su lugar en lo inhóspito, si no, no es arte. El arte y la literatura se convierten en otra cosa que se denomina igual , pero que se ha convertido en un elemento más de la cadena de producción.

Al arte le es esencial una tensión de negatividad. De este modo para Adorno no habría ningún arte que haga sentirse a gusto. La extrañeza en relación con el mundo es asimismo un factor de la filosofia. Dicha extrañeza es inherente incluso al espíritu. De este modo, el espíritu es, esencialmente,una crítica. En la sociedad del “me gusta” todo se vuelve complaciente, incluso el arte.”

El individuo occidental se cree libre pero está sometido a una avalancha de información que le impide escuchar, a una vorágine hiperconsumista que le impide elegir y una comodidad en lo igual que le impide sorprenderse, tener miedo y habitar umbrales. Y esto provoca una proliferación de enfermedades de carácter individual como la depresión, el trastorno límite de la personalidad o la anorexia y la bulimia.

“La conducta autolesiva no es solo un ritual de autocastigo por esas insuficiencias propias que son tan típicas  de la actual sociedad del rendimiento y la optimización, también viene a ser un grito demandando amor.”

El narcisismo es el estado actual del individuo occidental, sobreexpuesto al bombardeo de información. Todo el mundo quiere ser observado, pero en esa omnipresente pretensión de ser observado se pierde profundamente la inclinación del sentir del otro, de percibir lo diferente y dejarse conmocionar por él. Hoy en día la igualdad no nos ha hecho libres, sino esclavos, no de una fuerza exterior sino de nosotros mismos.

“En una sociedad en la que la negatividad de la represión y la negación dejan paso cada vez más  a la permisividad y a la afirmación, cada vez se oirán menos voces. A cambio, crece el ruido de lo igual.”

Es así como  Byung-Chul Han construye un magnífico ensayo en el que hace un diagnóstico crítico de una sociedad que, creyéndose en posesión de todos los medios posibles para realizarse perpetuamente a sí misma se torna plana e igual. El conformismo radical, revestido de positividad, nos impide sentir dolor. Y el dolor es transformación. Prestamos demasiada atención a nosotros mismos y eso nos cosifica, nos embrutece y nos impide ver, escuchar y relacionarnos con el otro. Somos piezas de la maquinaria que nos hemos creado, ayudados por un sistema capitalista y una sociedad neoliberal.

Hoy hemos dejado de ser frágiles niños.”

Puntuación: 9/10.

 

 

 

Estándar