Actualidad, ensayo, Literatura, sociedad

Deshumanizando al varón, de Daniel Jimenez (y porque la misandría está tan instalada en nuestra sociedad).

“Porque una interpretación de la realidad no equivale a la propia realidad, y pretender lo contrario excluyendo puntos de vista alternativos, además de ser problemático por razones obvias, conduce al empobrecimiento intelectual de la sociedad”.

Hace unos días vi una noticía en Internet que anunciaba la creación en Barcelona de una especie de centros educativos en donde se trataría a aquellos hombres que, voluntariamente, decidieran tratarse sus presuntos rasgos de “masculinidad tóxica”. Los excesivos “likes” a esta publicación evidencian el lavado de cerebro de una población (hasta los mismos varones ) que cree que la mitad de sus habitantes a nivel mundial posee, a razón de su sexo, una serie de prejuicios anclados en los mas profundo de su ser y que es necesario extirpar en aras de un bien común. Y por lo tanto,se deduce, que cree que es mas importante invertir dinero público en semejantes chiringuitos ideológicos que en mejorar, por poner un ejemplo, el hecho de que en España lideremos una de las más altas tasas de desempleo juvenil.

El discurso misándrico está tan bien instalado en nuestra sociedad, los medios de comunicación comprados por los gobiernos de turno y el sesgo mediático han moldeado el pensamiento tan bién a una gran cantidad de ciudadanos que aquí casi nadíe se plantea que la violencia machista pueda ser residual ( Es evidente que existe pero no creo que sea un problema excesivamente grave para darle tanta publicidad) , que la LIVG (Ley Integral de Violencia de Género) pudiera ser considerada anticonstitucional por ir contra el articulo 14 de la Constitución al aplicar penas diferentes en función del sexo de la persona juzgada, que en los asesinatos por supuesta “violencia de género” no haya otro motivo que el de “por ser mujer” y que ese crimen no deba investigarse, que se destinen más de 400 millones a un supuesto ministerio de Igualdad que no ayuda a bajar el número de muertes de mujeres a manos de sus parejas o ex-parejas ( un numero que oscila desde hace años entre 45 y 70 aproximadamente y que , por supuesto, son todos crimenes execrables) pero apuesta por un lenguaje inclusivo y por dar charlas donde asegura que “el color rosa oprime” y que el hombre es un ser privilegiado, el macho opresor, el mas violento, el culpable de las guerras a las que le obligan a ir so pena de cárcel en algunos paises, mal padre, incapaz de mostrar sentimientos y unas cuantas lindezas más.

Antes de entrar a comentar un poco el contenido de este libro he de decir que me ha llamado muchisimo la atención el tono pausado de este libro. Daniel Jimenez habla sin acritud, con datos extraidos de sus propias investigaciones y exponiendo sus opiniones de una manera nada sesgada e incluso, me atrevería a decir, con un gran respeto por el feminismo, ese que tanto mal ha hecho al presentarnos al hombre blanco, heterosexual, cis y occidental como el culpable de todos los males de este mundo. Un feminismo que tiene unas intrincadas raices marxistas en su particular esquema de opresor/ oprimido sustituyendo al obrero por la mujer.

Para tratar la problemática del varón, Daniel Jimenez divide en el ensayo en tres partes: Pasado, presente y futuro. Se cuestiona el pasado, poniendo en evidencia el presente y estipulando soluciones para el futuro. Cuando digo “se cuestiona” se sobreentiende que lo que se somete a juicio en este ensayo es el discurso oficial que presenta al hombre como un ser privilegiado que ha sometido o somete a la mujer en base a un sistema patriarcal que le arrebata derechos, le denigra o le desprecia como un ser inferior.

En la primera parte de el libro “El pasado” se atreve a cuestionar el famoso papel del varón como explotador de la mujer en un apartado muy sugerente denominado “¿Porque las mujeres no se levantaron en armas?” aduciendo que el papel que el hombre ejercía sobre la mujer no era el de opresor sino el de protector, acción que suponia, evidentemente, una infantilización de la mujer que puede ser reprochable pero que dista mucho de ser comparable a una situación de esclavitud ( ¿Os suena lo de “las mujeres y los niños primero”?)Tambien es cierto que muchas culturas como en China, India y Japón la mujer ostentaba un poder dentro del hogar y que en otras eran las principales incitadores a la hora de mandar a sus maridos o hijos a la guerra. O como aquí en España, quien la creadora de la licencia marital fue una mujer : Isabel la Católica.

En la segunda parte de el libro “El presente” se analiza principalmente la invisibilidad mediática a la que los problemas del hombres son sometidos: lideran las mas altas tasas de suicidios, son las principales víctimas de los accidentes laborales, sufren violaciones y abusos en las guerras , sufren desprecio a la hora de mostrar sus sentimientos, etc. Así es preferible una estúpida publicación sobre que “Pepsi está creando snacks para que las mujeres coman de manera más femenina” que cualquiera de alguno de los problemas citados anteriormente ( que solo son una mínima parte de los que son realmente y de los que se muestran en este libro) ,infinitamente más graves y que Daniel Jimenez ejemplifica de forma magistral.

En la tercera parte denominada “El futuro” se intentan abrir unas vias potenciales para la concienciación y reduccion de las dificultades por las que atraviesa el hombre mediante unas propuestas legales. Aquí es importante el papel del feminismo y como debe interactuar con él.

Este es un libro dificil de encontrar, un libro necesario y peligroso a la vez. Leí en otro blog que era un libro destinado desde sus publicación a engrosar la lista de los libros prohibidos por el feminismo. Evidentemente es probable que sea así, aunque si en realidad el feminismo defendiera la igualdad esto no tendría porque ser así.

Pero recordad que siempre hay que cuestionarse el relato que nos venden desde practicamente casi todos los medios de comunicación, desde casi todos los periodicos sean independientes o no , desde casi todos los programas de televisión,desde casi todas las instituciones como la ONU o Naciones Unidas que ponen casi siempre el foco de sus ayudas en el sexo femenino,desde todos los aspectos de nuestra cultura, desde esa ultima editorial independiente que solo sabe publicar libros feministas porque no quiere desmascarse de esa moda que gusta tanto pero que huele a mierda a distancia, desde Netflix con su “estrategia de inclusión” que aborda tanto a puestos directivos en donde debe aceptarse unos “cupos de género” como a sus series o películas donde toda la problemática de la mujer esta expuesta de un modo u otro.

Y no quiere que se me confunda. A mi no me parece mal que todo esto exista. Cada uno es libre de consumirlo o no. Evidentemente para mi no es objeto de adoración por razones para las que necesitaria otra entrada en el blog, aunque quien me lea pueda imaginárselo. Por que el relato de el hombre opresor no es verdad. Porque si bién existen violadores y asesinos en serie y la mujer es la que más sufre los delitos de abuso sexual, acoso y violación la proporción de hombres que no son ni maltratadores, ni asesinos ni violadores ni opresores es del 99%. Y ya está bien de tanto odio.

Estándar
Cine, Documental, feminismo, sociedad

“The red Pill” de Jessie Caye. De la verdad y otros delitos.

“¿Alguna vez has estado en una situación donde no entiendes que acaba de suceder pero sabes que fue importante que sucediera?”.

La voz dulce de Cassie Jaye comienza el documental “The Red Pill” (2016) con estas palabras.Su viaje es el de una mujer que vuelve cambiada. El de una convencida feminista que ve como esa etiqueta se va desprendiendo de ella muy en contra de ella misma. Empieza la crisis cuando empieza a entrevistar a los miembros del “Movimiento por los derechos de los hombres” y ve que el documental de un grupo supuestamente misógino y machista no es mas que un grito silenciado de hombres reclamando unos derechos que se les niegan.Es un grupo que lucha por la igualdad de sexos y contra la discriminación del hombre. El derecho a sentir dolor, a mostrarse débil, a sentirse perjudicado, a no ser siempre un opresor, a poder llorar. Pero ,en medio del rodaje, Cassie se niega a abandonar su mundo feminista. Ese en el que entro con 18 años cuando decidio irse a Hollywood a probar suerte y acabo encasillada en la típica película de clase B como la “rubia tonta”que siempre muere y sometida a exigencias “típicamente masculinas” como someterse a dieta o ser acosada por algunos productores casados. Harta de esta situación un día cambió los papeles cutres que le ofrecian por una cámara de video y con 21 años se puso a rodar documentales de temas que le interesaban como “los votos de pureza” o los derechos de los LGBTI.

Y como Cassie se niega a desprenderse de esa etiqueta ,mientras rueda el documental y entrevista a los miembros del MDR sigue visitando grupos feministas y mantiene intensas conversaciones con activistas. Pero, contrariamente a lo que pensaba, la crisis se agudiza y llega un momento en que ya no puede mas. Si. Cassie acaba el documental renegando del feminismo.La mascara se cae. Y Cassie Jaye, la mujer que nacio con la cualidad de no pensar en ningún dogma como imbatible ni en ninguna convicción como fija,entra en la madriguera del conejo y ya no puede encontrar el camino de salida. Quizá no pueda mirar hacia atrás o, quizá, ni siquiera recuerda porque entró. Mientras se le abren los ojos entiende que hizo lo correcto. A pesar de que su acción pueda ser considerada, por los adalides del pensamiento único, una solución equivocada.

El resultado de su investigación- tras 2 años y medio realizando entrevistas a miembros de esta organización como Paul Elam y a feministas declaradas como la directora ejecutiva de la Fundación Mayoría Feministas Katherine Spillar- fué una vuelta de tuerca a sus ideas iniciales .Aunque lo que iba descubriendo no era lo que esperaba, Cassey siguió investigando con rigor. Como en la película Matrix , Cassie Jaye decidió tomar la píldora roja que te acerca a la verdad en vez de seguir en tu cómoda y casi siempre engañosa visión del mundo. Para ello da voz a un movimiento que pretende ser silenciado por dogmáticos intransigentes sin dejar de dar voz a feministas que , también hay que decirlo, ellas solas se retratan.

Lo cierto es que los hombres representan el 93% de los accidentes laborales ,cuatro de cada cinco suicidios , el 63% mas del tiempo en prisión por cometer el mismo delito que una mujer, el 80% de los indigentes,la mayoría de niños autistas. Sufren más la adicción al juego y a la pornografía mientras que en los últimos años se va acrecentando un predominio del abandono escolar. Las cifras de muerte en guerras son escandalosas: Entre la guerra de Corea, Vietnam y el Golfo Pérsico murieron 95.069 hombres y 25 mujeres. A todo esto hay que añadir que los hombres se jubilan mas tarde y la mujer vive de media unos 5 años mas.

Hace unas semanas escuchaba un debate en youtube entre una feminista y un crítico con el feminismo y cuando el crítico con el feminismo decía que ellos no tenían donde recurrir en el caso de que fueran ellos los maltratados porque no había un teléfono que les atendiera como en el caso de la supuesta “violencia de género” ejercida por el hombre contra la mujer la feminista le respondía que deberían atreverse a liberarse de su “masculinidad tóxica” y comenzar a hablar de sus problemas.

En este documental se ve claramente como grupos feministas tratan de boicotear las reuniones de los diversos miembros de “Movimiento por los derechos de los hombres” con insultos de fascistas, sexistas, antigay o nazis y con lemas como “Somos feministas. Somos geniales”. También como tratan de cancelar la conferencia del 2012 en Toronto de Warren Farrell al grito de “A la mierda Warren Farrell” autor de el libro “El mito del poder masculino”,el cual trata los roles de género desde una perspectiva diferente a la feminista. Uno de los miembros de la organización asegura que le llaman “lloron” o “amargado” cuando habla de sus problemas para silenciarlos. Un hombre víctima de la violencia que ejercía su mujer sobre él fue a la policía y las palabras que recibió fue: “ Si ella te golpea de nuevo, sal de ahí lo mas rápido que puedas porque como se le rompa una uña, te arrestamos a vos”.¿Hablar de sus problemas? ¿En serio, feministas?

Se cuentan algunos casos espeluznantes como un hombre que se suicidó cuando descubrió que no podría ver a su hijo. Un padre que descubre que sus hijos, a los que lleva cuidando toda la vida, no son suyos. Padres que no consiguen la custodia a pesar de que sus mujeres se muestran claramente incapaces de cuidarlos. Hombres luchando contra un divorcio en el que pierden todo.

El movimiento feminista hegemónico se ha convertido en un pilar dogmático que se apoya en una definición ( Conjunto heterogéneo de ideologías y movimientos politicos, culturales y económicos que tienen como objetivo la igualdad de derechos entre varones y mujeres) que no cumple. Contaminado por la ideología de genero este movimiento no pretende una igualdad de los hombres y las mujeres porque si así fuera se echaría a la calle para protestar por las leyes que perjudican al varón ( En España un hombre por el mismo delito tiene una condena mas severa que una mujer que ha cometido el mismo delito) o para exigir unas mejores condiciones laborales para todas las personas por igual que impliquen menos muertes ( Hay que tener en cuenta que el año pasado en España fallecieron 500 hombres y 30 mujeres en accidente laboral )o para promover más estudios psicológicos y mas visibilidad hacia el tema tabú del suicidio ( En España en 2018 más de 3500 muertes fueron de gente que se quitó la vida) . Y yo me pregunto…..Si el mal llamado “feminismo” buscara la igualdad real escucharía los problemas del sexo opuesto sin acritud. Y si fuera empático mostraría preocupación por las altas cifras de muertes que pueden paliarse con un estudio de la verdad para comprenderla. Pero no lo hace. Actualmente las mujeres en el mundo occidental y en la actualidad estamos mejor que nunca. Tenemos acceso a todo lo que los hombres siempre han tenido: trabajo y educación, pero las feministas -o al menos, buena parte de ellas- amparándose en los “micromachismos” identifican a la sociedad como opresora y dominada por un patriarcado que, yo creo, no existe en el mundo occidental . Las feministas hablan de “brecha salarial” mientras que hay una ley que prohibe la discriminación por sexo a la hora de cobrar un salario y del “techo de cristal” enfocado en los altos puestos jerárquicos mientras que los que mueren en las minas de carbón, llevan camiones de carga o construyen edificios siguen siendo los mismos.

Cassie tuvo que batallar mucho para obtener fondos. Al parecer no es fácil conseguir financiación si lo que buscas es intentar entender al “supuesto enemigo”. No os quepa la menor duda de que vivimos en una sociedad dogmática que promueve ideas que no se sostienen y que muchas personas, sin duda , llevadas de la mejor intención , acogen sin demasiados miramientos. Claro que si. Los hombres también sufren , lloran y quieren hablar. Y el feminismo, supuesto adalid de la igualdad de sexos, hipocritamente, desprecia esos sentimientos.

Grupos feministas y de izquierda trataron de censurar la cinta. Aunque no callaron a Cassie Jaye y , a pesar de su distribución errática , la cinta llegó a quien tiene que llegar. En una función de la universidad de Sidney grupos conservadores y defensores de la libertad de expresión chocaron con otros socialistas y en contra del fascismo. Se lanzaron improperios mientras se proyectaba la cinta. Por otro lado, algunos grupos que quisieron boicotear su estreno ni siquiera habían visto la cinta. Por eso hablo de que algunos documentales solo llegan a quien tienen que llegar. Creo que no somos muchos ( aunque tampoco tan pocos como nos creemos) los que entendemos nuestra forma de pensar como un conglomerado de ideas sometido a vaivenes de todo tipo. Yo creo esto hoy. Pero mañana, si tú me convences de que estaba equivocado, creeré otra cosa. Aunque no exactamente lo contrario. Empatizar. Comprender . Verlo aunque te duela.

Y es asi como el feminismo -en un ultimo retrato de lo que sus acciones pintan continuamente -consiguio detener la proyección de el documental en Australia; demostrando con ello que las feministas-o buena parte de ellas- no solo no pretenden la igualdad real que tanto predican sino que también son intolerantes con aquellas mujeres que no ven las cosas como ellas.

Estándar
Literatura, literatura americana, sociedad

Que fue de los Mulvaney, de Joyce Carol Oates. La felicidad perdida de la infancia.

“Es como si la felicidad fuera un globo y el globo de alguna manera fuera mi cabeza y se fuera hinchando cada vez más y estuviera muerto de miedo de que explotara y me quedara sin nada más que fragmentos de goma “ ( Pag 754)

En esta novela hay perros y gatos amados y cuidados, un loro al que todo el mundo habla, caballos a los que los niños aprenden a cabalgar temprano y ciervos pastando a sus anchas en las inmediaciones de una granja idílica ( La High Point Farm), lugar de residencia de una familia de ensueño: los Mulvaney. El padre, Michael, tiene un negocio local que le funciona de maravilla, la madre , Corinne es dicharachera y divertida y disfruta enormemente coleccionando antigüedades y los 4 hijos: Michael, Patrick, Marianne y Judd acumulan motes cariñosos entre ellos y a todas luces parece que se quieren a rabiar. Ademas, son muy apreciados en la comunidad y gozan de gran prestigio local.

Los Mulvaney, como puede deducirse ,son el típico ejemplo de una familia norteamericana feliz. Hasta que la noche del 14 de febrero de 1976 un acontecimiento hace estallar esa felicidad convirtiendo a los personajes que hasta ese momento gozaban de ella en seres sin rumbo, incapaces de situarse, caminando en la cuerda floja, repudiados, ignorados.

En la noche de San Valentin de 1976 Marianne, de 17 años, el ojo derecho de los Mulvaney ,la popular y virginal animadora del instituto,es forzada sexualmente, pero ella, al haber bebido, no recuerda demasiado con claridad lo cual imposibilita una declaración fiable ante el juez. El padre, loco de ira, atacara al supuesto culpable causándole algunos daños.Pero al final no se presentarán cargos por ninguna de las dos partes. Y cómo si fuera una falta grave que ese acontecimiento quedara sin resolver , el mundo posterior de los Mulvaney comienza a derrumbarse sin un asidero ni emocional ni material al que agarrarse.

Y es así como asistimos conmocionados -a través de la excelente pluma de Oates- al derrumbe emocional y al declive personal y económico de los Mulvaney. Y es así como el negocio de Tejados Mulvaney comenzará a no funcionar como es debido, los problemas económicos aceleran el desgaste, algunos caballos tendrán que ser vendidos e incluso uno de los perros, ante la partida inminente de su dueño, uno de los hijos, entristecerá hasta morir de pena.

Narrada en primera persona por el hijo menor, Judd, hoy en día un reputado periodista de 30 años, el libro se configura como un camino sinuoso en el que hay demasiadas curvas y entresijos. Al hecho en concreto se llega poco a poco y desde diferentes puntos de vista. El narrador no juzga claramente . Se dedica a explorar con curiosidad esas voces que van cambiando de tono y de visceralidad según sea uno u otro el que consiga hablar de lo sucedido. Y es así como Marianne, será desterrada (a pasar una temporada en casa de un familiar lejano) por,según dicen, amor.

“Marianne percibía que estar sin una familia en Norteamerica era estar desprovisto no solo de esa familia sino de un arsenal completo de material afín tan compacto como las algas que cubrían un estanque” ( Pag 521)

El léxico es sencillo pero el libro dice muchísimo más de lo que aparenta. Los diálogos, afilados e ingeniosos saben como mostrar ese dolor , empatía, desprecio o desdén fácilmente reconocibles. Carol Oates dice estar fascinada por las formas de la literatura, las posibilidades del discurso narrativo.

“Una aterradora posibilidad acudió a Patrick: nuestras vidas no son nuestras sino que se hallan en posesion de otros, nuestros padres. Nuestras vidas quedan definidas por los antojos, caprichos, crueldades de otros. Esa telaraña genética, los lazos de sangre. Era la más antigua maldición, más antigua que Dios. ¿Me aman?,¿Me quieren? ¿Quien me querrá, si no lo hacen mis padres?” ( Pag .392)

Evidentemente, y como no podría ser de otra forma viniendo de Joyce Carol Oates la novela esconde una crítica al modelo de vida norteamericano, a una institución familiar que no puede afrontar una solución ( quizá por que estaban demasiado acostumbrados a una idílica felicidad) y opta por apartar de su lado a la criatura que más necesita de sus cuidados ( una hija víctima de violacion)y a la hipocresía de una sociedad rural que mira para otro lado porque no quiere reconocer que entre ellos se esconde un agresor sexual. Y aún así, aunque a primera vista haya seres despreciables y seres que no lo son tanto la escritora no juzga el dolor de los demás. A través de Judd, el alma de cada uno de ellos habla y la empatía es clave para no dejarse arrastrar por la fatalidad. Siempre en el borde. Siempre a punto de .

Eduardo Lago, en su ensayo sobre literatura norteamericana “ Walt Whitman ya no vive aqui” asegura que: “Oates es una maestra a la hora de poner el foco de atención en una sociedad enferma. En narrar esa desesperacion que asola a los marginados , mostrando el fondo animal del ser humano. Las situaciones a las que arrastra a sus personajes son de una violencia y tensión extremas.”

Creo que Eduardo Lago es muy acertado en sus reflexiones y que esta novela ( que es la que él destaca de entre todas las suyas) es un claro ejemplo de ello. Hay que tener en cuenta que la producción de Oates, una de las mejores escritores norteamericanas de la actualidad, es monstruosa: quizá roza el centenar de obras entre las que se incluyen casi 60 novelas, obras de teatro e incluso poesía.

Decir que me ha encantado es poco. A pesar de que me ha resultado dolorosa en muchos momentos el libro está lleno de grandes escenas de gran capacidad lírica, como cuando Marianne observa una especie de zoo de animales rescatados y parece reconocerse en ellos. Marianne, la víctima de violacion que ya es un animal herido. O su hermano Patrick , corriendo por las calles como un auténtico salvaje mientras planea una venganza que echará por tierra sus estudios universitarios. Oates , a través de la omnisciente voz de Judd, el hermano menor que al principio parece no entender nada y luego va recomponiendo piezas de la desgracia particular, hace de la tragedia un puzzle doloroso y hermoso, lleno de poesía, oscuridad y luz. De una granja que se perdió en un hecho inasumible y de los paraísos perdidos de la infancia.

Un novelón que se quedará dentro de ti por mucho tiempo. Quizá por siempre. Maravillosa Oates.

Puntuación: 9/10.

Estándar
Literatura, sociedad

El mundo se derrumba en “Windows of the world” de Frederic Beigbeder.

Se puede escribir de muchas cosas. También se puede leer sobre muchas cosas. Seguramente a todos los que habéis leído alguna vez de verdad y habréis querido recomendar un libro en condiciones os habrán hecho esa odiosa pregunta de ..¿Pero de que va? , como si un estupido argumento pudiera justificar la calidad literaria de una obra. He leído mucho y cada vez que alguien me hace esa pregunta tiemblo porque sé que no voy a poder acertar a sus expectativas. Soy muy buena eligiendo libros para mi y muy mala recomendando. Al fin y al cabo.. ¿Como explicas el Quijote? ¿Va de un hombre que se volvió loco leyendo novelas de caballerías y se fue a luchar con molinos de viento?. No suena demasiado atractivo.. ¿no? Y, sin embargo, lo curioso es que va de algo así. ( Y de mucho más, claro, pero eso ya es historia de la LITERATURA).

Me pregunto si escribir sobre lo indecible, sobre lo que no se debe contar, sobre el horror prohibido ,no es como luchar contra molinos de viento aun sabiendo que vas a perder algo por el camino. Y si no debería ser esa la misión del escritor.

Me acerqué a este libro porque lo recomendó encarecidamente alguien que entiende mucho de literatura, y lo cierto es que aun así me acerqué a él con reservas porque de este escritor había leído “ El amor dura tres años” y no me dijo demasiado. Así que ya se sabe lo que ocurre en estos casos. Te acercas sin demasiadas expectativas. Piensas que no será para tanto. Y así pasa. Que no te esperas el golpe.

“Los únicos temas interesantes son los temas tabú. Hay que escribir lo que está prohibido. La literatura francesa es una larga historia de desobediencia. Actualmente, los libros deben llegar a donde no llega la televisión. Mostrar lo invisible, decir lo indecible. Tal vez sea imposible, pero es su razón de ser. La literatura es una misión imposible” ( Pag. 303).

Emil Cioran decía que la literatura debería abrir nuevas heridas o destapar a las viejas. Que la literatura debería ser peligrosa. Y así es. Y es por eso que la literatura debe de huir de lo políticamente correcto y que debe conmocionar, abrir los ojos, aportar algo. No se debería salir indemne de un libro.

Frederic Beigbeder lo ha conseguido. Al menos en mi caso, lo ha hecho . Y ahora, vosotros, estaréis preguntando… Si.. ¿Pero de que va?

11 septiembre 2001. Nueva York. Una perspectiva aérea corresponde a Carthew Yorston, un agente inmobiliario cuarenton y divorciado que ha decidido pasar ese día con sus dos hijos: David y Jarry, en Windows of the world, el exclusivo restaurante ubicado en la planta 107 de la Torre Norte del Worl Trade Center. Otra perspectiva aérea corresponde al mismo Frederic Beigbeder, que reflexiona sobre lo ocurrido ( y sobre muchas más cosas) desde el último piso de la torre Montparnasse en Paris. 

Los capítulos están estructurados en minuto. Desde las 8,30 hasta las 10,28. A las 8,46 a.m el primer avión se estrelló contra la torre Norte del World Trade Center. Pero tardó una hora y cuarenta cinco minutos en caer. ( “ El infierno dura una hora y cuarenta y cinco minutos, este libro también”).Son 119 capítulos en 312 páginas, intercambiando las voces de los dos protagonistas: uno que sabe a morir y otro reflexionando sobre su vida. Uno tiene que afrontar la muerte, otro la teme. A veces las voces se confunden. Da la sensación de que Beigbeder ha escogido a un personaje imaginario muy parecido a él para poder mostrar la decadencia del individuo en una sociedad occidental que preconiza a todas luces la libertad pero que no sabe hacer feliz.

El 11S sirve de excusa para un análisis minucioso sobre el mundo globalizado de hoy en día. Y sobre el mundo tal y como lo conocíamos antes del 11S y sobre el mundo tal y como se nos muestra después del 11S. Y sobre la cultura popular ,la sociedad de consumo, el dolor, el amor,la vida y la muerte, y el mal y el bien y lo que se siente cuando sabes que vas a morir, y lo que se siente cuando piensas que no has disfrutado lo suficiente ahora que vas a morir. Y sobre la agonía de los minutos que pasan sin que nadie venga a rescatarte , y de un padre que no sabe cómo proteger a dos niños de 9 y 11 años, y de un niño de 9 años que sabe que su padre es Superman a pesar de que él lo niegue, y de una pareja que folla como desesperados para desafiar a la muerte y de muchas cosas más. Indecibles, innombrables. Como esa capacidad para el mal que sobrepasa el entendimiento humano.

 

Tambien es una carta de amor a Norteamerica desde la posición de un escritor francés privilegiado y escrita como protesta a esa ola de antiamericanismo que parece existir en el mundo , aunque no por ello es un ensalzamiento del “ American Way of Life”.

El antiamericanismo entraña una buena dosis de envidia y amor desengañado. En el fondo, el resto del mundo admira las obras norteamericanas y reprocha a Estados Unidos que no devuelva el favor”( Pag.29).

El escritor sabe mantener ese tono ácido y sarcástico y no ofensivo ( Bastante ofensivo es el acontecimiento en sí) .El humor negro impregna todo el relato y permite criticar mediante reflexiones y recuerdos , referencias a la cultura popular y a sus mitos, a la sociedad actual y al egocentrismo del individuo contemporáneo.

Windows of the World, de Frederic Beigbeder es un libro que debe ser leído.

Los equipos de rescate no llegaron nunca hasta donde estábamos. No nos vieron ustedes en la televisión. Nadie nos sacó una foto. Todo lo que ustedes saben de nosotros son siluetas desgreñadas escalando la fachada, cuerpos precipitándose al vacío, brazos agitando en el aire trapos blancos como jirones de nubes. El estruendo de las caídas en el documental de los hermanos Naudet. La única película de la tragedia es obra de dos franceses”.

 

Puntuación: 10/10.

 

 

 

Estándar
Literatura, sociedad

Una aproximacion a Al pie de la escalera, de Lorrie Moore.

Uno de mis últimos vicios mas o menos confesables al que me ha conducido otro de mis vicios mas o menos confesables, el de la casi compulsiva compra de libros de segunda mano, es el de la adquisición de las novelas favoritas de grandes escritores o escritores favoritos. ¿Sabias que en el el buscador de google si pones novelas favoritas de tal o cual escritor es muy probable que te salgan títulos jugosos y que esto se da mucho más en la literatura extranjera que en la española?. Es muy fácil descubrir los exquisitos gustos literarios de Jonathan Franzen, Rachel Kushner o Rachel Kush,aunque para eso tengas que rellenar la barra del buscador de palabras como “Favourite books of…”

La verdad es que a la hora de elegir una lectura a veces me guío solo por mi intuición y a veces por la fe en el canon que nos sugiere que un clásico casi nunca suele fallar. También puedo aproximarme a mi ultima adquisición literaria por medio de blogs de lectura, publicaciones en instagram de editores, libreros y gente con buen gusto, reseñas de revistas literarias o periódicos o recomendaciones personales ( éstas las menos porque la gente de mi alrededor lee poco en general).

Este en concreto lo compré porque es uno de los favoritos de Jonathan Franzen. En realidad no había leído nada de Jonathan Franzen cuando lo compré pero cualquiera que esté al tanto de las listas esas sabrosas de los mejores libros  publicados en lo que va de siglo sabrá que éste es un escritor que suele aparecer con frecuencia. Tanto su obra “Las correcciones ” como “Libertad” son ampliamente alabadas.

Aún así no las tenia todas conmigo. Más que nada, porque aparte de ser una de las novelas favoritas de Jonathan Franzen parece que a nadie más le ha gustado mucho. Las críticas en diversos sitios de Internet (Como Lecturalia)  son francamente penosas y la reseña de algún que otro blog tampoco son para correr a la librería a comprarlo. Aun así yo , que lo encontré de segunda mano a un precio irrisorio decidí hacerme con él.

Lorrie Moore es una escritora norteamericana, profesora de universidad, cuyo libro de relatos “Pajaros de América” ( un libro descatalogado y prácticamente muy dificial de encontrar de segunda mano a un precio decente) la lanzó a la fama mundial .

Al pie de la escalera fue finalista del premio Pen/Faulkner y del Orange Prize del 2010. Situada justo después de el 11-septiembre y  el comienzo de la guerra de Irak -ya que el eco de lo ocurrido resuena en diversos momentos- ésta es una novela de transición de la adolescencia a la edad adulta, de el despertar sexual o de la decepción que supone descubrir que  los secretos se rompen y la máscara cae dejando al descubierto una vida que no es la que tu creias.

Escrita en modo autobiografico (aunque no sea autobiográfica) desde el principio de la narración parece colear por toda la novela como una intriga que parece a punto de aparecer en cualquier momento o de explotar. Desde el primer momento ves algo que no está bién, un malestar que acaba estallando en las propias narices de la protagonista. Pero todo esta aderezado con un peculiar sentido del humor que convierte a los personajes  en  marionetas zarandeadas en manos de la vida.

Lorrie Moore despliega toda su técnica narrativa en unas descripciones , a veces del paisaje, de excelentes platos culinarios o vegetación, a veces de los propios pensamientos de la protagonista ;que pueden tornarse farragosas para algunos lectores pero que me han parecido verdaderamente deliciosas. También los diálogos no tienen desperdicio. Es a través de ellos con los que se deja entrever las contradicciones de un mundo todavía conmocionado que no sabe ver la diferencia entre ricos y pobres.

Tassie Keltjin es una chica de campo de 20 años que va a estudiar a la universidad en una ficticia ciudad del Medio Oeste. Para tener su propio sueldo se propone trabajar de canguro, y así es que como da con una familia que acaba de adoptar a una niña afroamericana. También tiene una aventura con un compañero de universidad y por lo pronto la vida parece sonreirle adecuadamente.

Yo identificaria la primera parte de la novela con un acontecer de los acontecimientos fluido y delicado, incluso optimista, que nos presenta a una protagonista que se fía. Que es feliz con sus estudios, que descubre el sexo y que disfruta  con el lazo cada vez más afianzado con la pequena Mary-Emma, la niña adoptada a la que cuida. Pero poco a poco comienzan a aparecer elementos distorsionadores, como las reuniones entre familias con niños adoptados de otra raza que se dan los miercoles en casa de Sarah y Edward, los padres adoptivos de Mary-Emma, en donde los adultos expresan opiniones nada inocentes sobre racismo, cultura o ideología que se filtran como pequeños susurros por debajo de la puerta de la habitación donde Tassie cuida a la pequeña y a los otros niños. Las conversaciones adultas se mezclan con las canciones infantiles de los niños y el significado de esos dialogos se escapan a Tassie solo conscientemente.

La segunda parte (Como la ultima cuarta parte del libro) supone el fin de la inocencia de Tassie. La transición a  su vida adulta se hace de una manera más o menos brusca. Y se corresponde con el momento en que la verdad hace su aparición y descubres que esa existencia idilica que llevabas en realidad no es tal.

Todo en esta novela es sútil. Es decir ,esta impregnado de un fina ironía que pretende poner al descubierto las mezquindades de la clase media norteamericana y la hipocresía de una sociedad a la que las apariencias importan más de lo que deberían. La mirada casi siempre inocente de Tassie no juzga hasta el final, pero son sus ojos los que nos sirven a nosotros para desentrañar ese misterio que no es, en realidad, más que una declaración de intenciones. La vida es una putada, parece querer contarnos Lorrie Moore. Y si tu ya lo sabias… ¿Como has sido capaz de ver a través de la ingenua mirada de Tassie? ¿Acaso no sabes, tú, lector, que está a punto de estrellarse? ¿O acaso querías ver como se estrellaba? ¿Disfrutabas viendo esa caída al vacío?

Lorrie Moore parece amar y odiar América por igual y te transporta a su mundo sin que puedas evitarlo. Y sin que quieras evitarlo.

 

 

 

Estándar