Literatura, literatura americana, Newton Thornburg.

Cutter y Bone, un magnífico retrato de la America post – Vietnam.

Hay personas a las que una buena novela negra siempre proporciona una sensación de alivio. Y yo soy una de ellas. Acababa de terminar de leer “ La dama del Lago” de Raymond Carver y me quede con ganas de más Raymond Carver pero como no tenía ningún libro más de este gran escritor en mi estantería y se me había abierto el apetito de más “noir” del bueno empecé este libro que está en mi estantería como un año sin que le prestara demasiada atención.

Aunque Cutter y Bone no es una novela negra al uso. O quizá sea una novela negra pero mucho más que eso. Es también un thriller, una novela de carretera, una novela sobre las fantasmas de la Guerra de Vietnam ,una especie de viaje alucinatorio por una sociedad enferma y una salvaje historia de amor y amistad.

Imagen del film

Fue llevada al cine en una adaptación al parecer no demasiado buena y eso hizo que su buena fama no le correspondiera como es debido. Vilipendiado el film por la crítica la novela le fue un poco a la par y fue más bien ignorada. Publicada en 1976 no había sido traducida en nuestro país hasta que la magnífica editorial Sajalin le dio vida en el castellano en 2017.

Cutter y Bone, de Newton Thornburg, está considerada, junto con Dog Soldiers, una de las obras más representativas para reflejar las consecuencias -psicológicas y sociológicas-de la guerra de Vietnam, así como para retratar a una sociedad hipócrita que mira para otro lado cuando reconoce las heridas que la guerra de Vietnam dejó a su paso.

El escritor Newton Thornburg.

Los protagonistas son dos: Bone, una especie de gigolo treinteañero que una vez tuvo un trabajo de ejecutivo bien pagado, mujer y niñas; pero que un buen día se cansó de todo eso y desde entonces malvive a base de trabajos en los que no dura demasiado y durmiendo en el sofá del hogar de Cutter. Cutter es un tullido desencajado al que la guerra de Vietnam dejó cojo tuerto y manco y que sobrevive con la paga de excombatiente. Bonne se ha bajado del sueño americano y Cutter es la amenaza visible de la pesadilla americana. La tercera en discordia es Mo, la mujer de Cutter, una presencia etérea sumida en el espesor de los tranquilizantes y que soporta a su marido como puede.

La estupenda edición de Sajalin.

El hijo de ambos simboliza aquel futuro del cual no encuentran el asidero al que agarrarse. Porque aquí los personajes se mueven entre litros de alcohol y desesperanza.Unos perdedores sin escrúpulos que un buen día se lanzan a una persecución sin fin contra quien creen ha cometido un asesinato y puede reportarles una subida de los infiernos.

El supuesto asesino es J.J Wolf , un magnate multimillonario ( a mi me recuerda mucho a Trump) al que deciden chantajear. Una magnífica contraposición brutal del mundo de los poderosos y los triunfadores que pueden hacer lo que les plazca sin que nadie les replique ( el asesino tiró al contenedor a una joven muerta) frente a aquellos que hagan lo que hagan, nunca van a tener a la autoridad de su parte.

“ Y tanto daba que fuesen tan educados como los Bundy o paletos como el senador Eastland o el Wolfe este, había algo que nunca cambiaba, algo que nunca cambia: nunca es su culo el que está en juego,tío,el suyo nunca, es el nuestro, el mío “

Newton Thornburg da voz a aquellos invisibles de una sociedad hipócrita que aplaude a sus excombatientes de cara a la galería pero mira para otro lado cuando las heridas abiertas de la guerra de Vietnam supuran de forma pegajosa.

La narrativa del escritor es, por otro lado, magnífica. A través de unos diálogos afilados y una prosa cortante y seca se deja caer una afilada crítica al mal de la condición humana en el sistema capitalista e incluso a la resacosa sensación de paraíso perdido que dejaron los hippies a finales de los 70.

No era que Bone quisiera entrar en el rollo hippie, con los pies descalzos y ese tufo suyo, sus pipas de hachis y sus minibuses apestosos. Bone les dejaba a ellos todo eso; para el solo quería la sustancia de la vida, ese dulce y sencillo estado de libertad”.( Pag 31).

Quería un buen chute de adrenalina pero me encontré con mucho más. Un auténtico novelón que no se muy bien como definir pero que deja un poso de autenticidad y de sentimientos muy bestias. Me gustan las novelas de personajes que andan por el lado equivocado. Bonne no es como Cutter pero no puede abandonarlo en ese tránsito gradual hacia la locura. Todos los personajes estan abatidos por la desesperanza. Mo cada vez que se toma un tranquilizante, Cutter cada vez que arma un escándalo en algún sitio público y Bonne cada vez que se acuesta con la primera que se le ponga a tiro.Y todos paladeando el alcohol a cada paso, en cada escena.Esa desilusión no es más que la respuesta a un mundo que ellos saben podrido de antemano y ante el cual no hay respuestas ni futuro. Quizá solo agarrarse como sea los unos a los otros. Aunque sea para entender un poco el concepto de amistad o de amor.

La America profunda de Ozark ( Missouri) refleja sin pudor a la sureña población estadounidense con hombres establecidos en la violencia y el alcohol y mujeres que se conforman con vestirse para los domingos.Esto se contrapone a la América del sur de California. Esa escena final en un desfile de un pueblo perdido del sur de los EEUU es, sencillamente, magistral.

Dicen de este libro que es una obra maestra olvidada. Y probablemente tengan razón. Si os van las novelas sucias que huelen a sexo y a bares, las historias de perdedores y magnates sin escrúpulos y el género negro yo no me perdería esta novela por nada del mundo.

“Uno se podía pasar la vida entera subiéndose a cruces para salvar a la gente de sí misma , y no cambiaría nada. Al final los seres humanos estaban cada uno tan sólo como una estrella muerta, y por más esfuerzo, amor o letanías que uno le pusiese, no conseguiría modificar ni un centímetro la precisión terrible de sus trayectorias”.( Pag.333).

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s