Actualidad, Literatura

Fuera de quicio, la dignidad del ser.

La mitad de mi historia se sitúa en el invierno de 1996. Por entonces ya hacia mucho que habíamos quedado reducidos a la familia que la vieja filmación familiar presagiaba: mi madre, mi padre (invisible pero evidente detrás de la cámara) y yo. En 1996 habían pasado 10 años desde la última vez que vi a mi hermano y diecisiete desde la desaparición de mi hermana.”

Asi comienza el primer capítulo del libro.

Echando un ojo a los libros de la editorial malpaso me encontre con este libro con un argumento tan original como inverosimil. Y muy poca fama. Ni siquiera 10 personas en instagram le habian dado una oportunidad. Por lo demás alguna reseña que otra en el momento en que salió a la luz (todas buenas). Pero poco más.Y eso que fue la ganadora del premio Pen Faulkner en 2014 ( premio que se entrega a la mejor novela estadounidense de ficción del año) y finalista del  Man Booker Price.

{8AC91725-48D8-4877-9CDC-401B92135448}Img400

En realidad, según la autora lo ideal es empezar el libro sin apenas saber de lo que se desgrana en la contraportada del libro pero , en mi caso, compré el libro sabiendo ya el argumento y eso no me ha impedido disfrutarlo en absoluto.

Fuera de quicio es una novela dividida en 6 partes y precedida cada una de ellas por un parrafo del libro de Kafka  “Informe para una academia”.Empieza con un misterio de desapariciones, pero va convirtiéndose en una tragedia con pequeños toques de humor y que se va forjando al tiempo que Rosemary desvela sus secretos al lector, su accidentado tránsito a la edad adulta, sus remordimientos, su culpa, su inadaptacion social , su pena. ¿Y todo esto por qué?¿Que ocurre con Rosemary? ¿Que ocurrió con su hermano  y hermana desaparecidos?

chimpances

Fuera de quicio trata sobre el amor entre especies, o , más concretamente de lo que ocurre cuando ese amor es brutalmente interrumpido. De los destrozos que deja a su paso, de la vida cuando se vuelve insoportable.

Rosemary pertenece a una familia de psicologos-científicos de EEUU que, en los años 70, pretende adoptar un chimpancé y criarlo como si fuera un hijo más. En este caso fué una chimpance llamada Fern, la hermana de Rosemary a la que se dirige al inicio del primer capitulo .Fern fue criada con Rosemary durante los primeros 5 años de su vida como si fuera su hermana (de hecho las dos tenían la misma edad) y este suceso marcó su infancia y adolescencia de una manera extraordinaria, pero tambíén lo marcó su repentina desaparición a los 5 años. Cuando esto ocurre su hermano Lowell tiene 11 años, ella 5. Pasaran unos años cuando comprenderán que Fern no ha sido llevada a una granja para estar a sus anchas y más cómoda (tal y como sus padres les relataron en aquel momento). La realidad es más atroz y nosotros nos enteramos casi al mismo tiempo que Rose, porque Karen Joy Fowler (la escritora) ya ha conseguido meternos en su piel llena de arañazos,y si, su dolor ya es el tuyo y no puedes hacer demasiado por evitarlo. Y eso lo consigue con un lenguaje directo, coloquial, sin demasiados artificios y actual, con multitud de referencias al cine, a Jean Harlow, a Pulp Fiction a Star wars,etc.

karen-joy-fowler-photo-by-beth-gwinn

Su pérdida provocará numerosos terremotos emocionales que dejaran a la familia rota: el padre se ve abocado al alcoholismo, la madre enferma de pura melancolía, el hermano fugado acabará perseguido por el mismísimo FBI y Rose, devorada por la culpa y la pena se abre al lector en un intento de expiar el remordimiento. Y tu te preguntaras ¿Y porque tiene remordimientos¿ ¿Es lícito? ¿Que podía haber hecho una niña de 5 años?

Rosemary te habla desde la madurez. El relato supone una vuelta atrás, los recuerdos, su memoria trabajando desde el futuro al pasado casi al mismo tiempo que tu vas pasando las páginas  es lo que  se va desgranando, descubriendo, conforme su historia avanza. Hoy es una mujer de 40 y pocos años, que empieza su relato por la mitad, justo en 1996, su época universitaria,para hacernos partícipes de su juventud problemática, con ciertas frustraciones sociales en un mundo que tiende a  rechazar la “animalidad” de las personas y que fomenta su innata tendencia a la rebeldia (De pequeña era “la niña-mono). Diversas situaciones en las que se ve envuelta son algo cómicas, pero el drama se avecina, colándose en algún párrafo que te deja completamente desarmada, en la siguiente frase, en la próxima sorpresa que te dejará igual de desnuda que  a Rose, y llorarás.

En este libro se mezclan muchos géneros: el  thriller social, la novela de iniciación a la edad adulta, el ensayo científico y filosófico (las reflexiones de Rosemary vienen argumentadas ,contrarrestadas o comparadas con teorías de Freud, pensamientos de Jean Piaget o Tomas Moro o afirmaciones del materialista William James)y la novela realista ( la “adopción” de chimpances bebés para criarlos como si del mismo hijo se tratase fué algo que se hizo en numerosas ocasiones durante el siglo XX) .Y por encima de todo esto las  mujeres y el amor. Mujeres encerradas en la culpa o enjauladas en contra de su voluntad. El amor como base fundamental de la infancia. El amor que se queda en la piel. El coctel que resulta de todo esto es increíble y apabullante.

Karen Joy Fowler construye una novela soberbia , tremendamente original ,contemporánea y profundamente conmovedora con imagenes duras de experimentos científicos o/y maltrato animal que se quedan grabadas a fuego lento en la memoria, mezcladas con la infancia utópica de Rosemary compartiendo su vida con Fern. Los pensamientos ingenuos de Rose de su niñez una vez Fern hubo desaparecido te golpean con la  plena conciencia del horror en su edad adulta. Las sensaciones se muestran a flor de piel. La compasión y la ternura respiran en cada página en esa oda a la infancia mas salvaje.

“Fuera de quicio” abre también un debate casi sin pretenderlo sobre los derechos de los animales equiparándolos a los de las personas, sobre lo que es el ser humano, sobre la dignidad humana y animal, sobre la familia, la amistad, el amor. Y sobre todo, y también sin pretenderlo, de la violencia ejercida sobre las mujeres. Mujeres devoradas por la culpa. Mujeres encerradas en una jaula obligadas a vivir de una forma que no quieren. Mujeres que aman a pesar de todo. Y que sobreviven.

Mi primer libro del año va directo a lo mejor del 2018. Os aseguro que no es un libro que se olvide fácilmente. Es más, ni siquiera se si es un libro que puede olvidarse.

Lo que encontré en los libros fueron hijas consentidas e hijas oprimidas, hijas que alzaban la voz e hijas silenciadas. Hijas encerradas en torres, apaleadas y tratadas como criadas, hijas amadas enviadas a servir en casa de monstruos espantosos. La mayoria de las veces, las niñas a las que echaban de casa eran huérfanas, como Jane Eyre y Anne Shirley, pero tampoco siempre. A Gretel  la llevaban con su hermano al bosque y la abandonaban allí. A Dicey Tillerman la dejaban con sus demás hermanos en un aparcamiento de un centro comercial. Sara Crewe, pese a que su padre la adoraba, fue enviada igualmente a vivir en un internado.”

Puntuación: 9/10.

 

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s